Foro de rol centrado en una academia artística, la cual descubre que tocar un instrumento puede hacer más que sólo producir sonido ..¿Te atreves?
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Cazando mitos

Ir abajo 
Ir a la página : 1, 2  Siguiente
AutorMensaje
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Cazando mitos   Lun Nov 02, 2009 1:14 am


Hacía ya algún tiempo que había recibido información con respecto a extraños eventos que ocurrían considerablemente lejos de su condado. En un primer momento no les había prestado atención, al fin y al cabo tales cosas pasaban a kilómetros de distancia. No obstante ante la desaparición que sufrió un individuo con quien contacto, comprendió que tales fenómenos, aún cuando ocurrían en una tierra tan recóndita como lo era la laguna de los no-muertos, su alcance llegaba incluso al este. Como buen aristócrata debía de proteger sus pertenencias y demostrar quién mandaba.

Procuró viajar al sur, en dirección al río Dorado. Allí se había encargado de que le esperase una barca, modesta y disimulada, con la cual desembocaría en mar abierto e intentaría ser conducido a la laguna que era centro de sus especulaciones. Ese método obviamente le robó varias lunas, pero quería evitar cruzar por los dominios de Arundel o de Lovecraft. No quería levantar sospechas, ni mucho menos tener que dar razones de sus viajes. En la aristocracia, aún cuando no lo pudiera parecer, los chismes volaban con mayor velocidad que el más rápido de los corceles.

Se había encargado de que su mayordomo personal le acompañase. Su actitud, sin duda alguna, le resultaría molesta en el viaje, y mucha sería la paciencia que necesitaría para no ahorcarlo antes de alcanzar su destino, pero probablemente le sería útil en caso de tener que investigar el paradero de quienes eran los causantes de las noticias que se le informaron. Junto a él trajo a un esclavo que recompenzó con algunas monedas de oro, suficientes para silenciarlo en conjunto con alguna amenaza. Ese hombre, escuálido y silente, fue el que se encargó de llevar en un animal de carga las pertenencias del conde: un poco de ropa de cambio, algo de alimento para Xerxes, y un chello que, aún cuando no tuviese nada de útil en una investigación, prefería traerlo consigo por mero capricho personal.

Llegó durante el mediodía a su destino, más evidentemente no se iba a arriesgar a adentrarse en terreno desconocido cuando más vulnerable estaba. Acampó y meditó sobre los rumores conforme los minutos transcurrían con fluidez, y cuando el cielo se oscureció, decorándose con una luna en cuarto menguante, el noble mandó al esclavo a recoger todas las cosas y a quedarse en aquel lugar, esperándole a él y a su mayordomo. Acotó con altivez cómo, de volver y no encontrarlo, o de saber que alguna de sus pertenencias se dañó -en especial el chello-, no lo mandaría a decapitar a él sino a toda su familia.

Aclarado eso, se adentró en la laguna de los no-muertos.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Lun Nov 02, 2009 2:38 am

Mientras su amo pensaba en la orilla de aquel lago la noche había sumido en sombras el lugar, ideales para el alegre sirviente. Con una sonrisa en su rostro observaba por su único ojo desde detrás de un árbol al conde de negros cabellos. Susurraba apenas en un murmullo ladeando su rostro hacia su hombro donde una pequeña muñeca descansaba sentado en este - ¿Crees que debería molestarlo, Emili? - una voz cascosa y estridente pero baja en volumen le contestó - Se ve algo solo. – Su sonrisa psicópata se amplió y se deslizó sutilmente detrás del árbol.

Donde el Conde se encontraba ya llegaba el criado con las cosas, dejando a un lado de este el chelo y el resto del equipaje. Asustado por las amenazas se aparta del vampiro comenzando a armar un campamento improvisado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Lun Nov 02, 2009 3:48 am



- ¡Break, muévete! Debemos revisar el lugar, confirmar los rumores y devolvernos antes del amanecer! - Gritó a su mayordomo en la entrada de la laguna, para finalmente avanzar.

Vestía un pantalón que hacía juego con su chaqueta, ambas presumiendo un color azul marino que hacían un magnífico contraste con su tez marmórea. Debajo de la prenda superior se apreciaba a parcialmente una camisa blanca y pulcra hecha, por lo visto, de la más fina seda. En su cuello se apreciaba un brocado igual de níveo que la tela antes descrita, y por última decoración, en el ojal de la camisa se veía colgada una orquídea negra. Las manos del aristócrata traían dos elegantes guantes, pues evidentemente no ensuciaría su piel en un mester tan bajo como el que tenía que realizar en aquel entonces, teniendo que investigar por si mismo.

En su cintura se apreciaban dos armas colgadas: del lado izquierdo un sable envainado en su respectiva funda, de un inmaculado color blanco con decorados en dorado, sencillos dibujos sin ninguna forma en particular. Del lado derecho una pistola de la época. Parecía nueva, o en su defecto muy poco usada. La madera se encontraba perfectamente pulida, al igual que el metal que la componía, presuntamente hecho en plata, o simulando perfectamente el serlo. Tenía un grabado en su lado izquierdo que decía, nada más, "Lohengrim". No era amigo de las armas de fuego, en especial por la demora que significaba volverlas a cargar, pero sabía que una bala bien dispuesta podía ser útil.

Conforme avanzaba por el interior de la laguna, su mirada viajaba de un costado a otro para asegurarse de que alguna otra persona no le persiguiese. Sabía, según los rumores, que a quienes perseguía se desplazaban por las sombras.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Lun Nov 02, 2009 4:01 am

Al escuchar el llamado de su señor el cierre de la funda del chelo se abre y asoma su cabeza junto con la de la muñeca ambos con una sonrisa - ¿Llamó, señor? – dijo con su peculiar voz que parecía romper cualquier silencio.

Por su parte vestía caprichosamente su traje violeta de mangas y cola blancas, así como brocados negros, igual color de sus cortos pantalones y botas abiertas blancas. Un tanto de elegancia de más para un sirviente pero claramente le daba estatus tanto a él como a su amo… si es que ese estatus no era roto por su comportamiento.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Lun Nov 02, 2009 4:13 am


Con sus instintos alarmados pues sabía que podía estar encontrándose en territorio enemigo, se estremeció al oír súbitamente la voz de su sirviente. Reaccionó más rápido de lo que su mente podía relacionar la voz con el mayordomo, y girándose con rapidez, retiró de su cintura la pistola y la apuntó hasta el craneo de quien había salido de la funda de su instrumento. Casi hala el gatillo, más alcanzó a observar el rostro de la "víctima" antes de hacerlo. En ese instante un gesto de enfado se dibujó en su semblante, y bajó el arma para regresarla a su cintura.

- Te he dicho MIL veces que no hagas eso, y ahora MENOS que nunca. Estamos en una situación importante, están prohibidas las bromas. - Le dio la espalda durante un instante, y entonces una sonrisa se dibujó en sus pálidos labios. Recordó una amenaza que seguramente podría poner en su lugar al individuo. - Si arruinas nuestra investigación no tendrás caramelos por un mes. Te tendré encerrado en un lugar bien iluminado. Si por el contrario eres útil, compraré la mercancia de una tienda a tu elección.

No oía nada que no fuera a su acompañante, ni parecía ver algo sospechoso. Decidió probar un aproximamiento más brusco, y aclarando su garganta, procedió a hablar en voz alta. La presunta soledad del lugar y el silencio que acarreaba consigo la noche permitía que las palabras del conde resonasen en torno a él.

- ¡Ahorrémonos el juego del gato y del ratón! Sé que están aquí, y ustede saben que yo lo estoy. Den la cara, pues he venido a hablar
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Lun Nov 02, 2009 4:22 am

- Yara… yara… sin bromas… - comentó alegre mientras salía del interior de la funda y volvía a cerrar el instrumento, el sirviente pareció quedar de piedra al escuchar la amenaza de su señor.

- No… dulces… por un mes… - en la mente del peliblanco este mismo abrazado a su muñeca en formato chibi cayó en espiral en un abismo de sufrimiento y dolor mientras por el exterior solo sus manos temblaron, un tanto por la edad y otro tanto por la amenaza. Volvió a sonreír y acomodó el bastón en su cintura como si fuese una espada - Descuide señor, le seré de utilidad. Como siempre. – Avanzó detrás de su señor, un par de pasos detrás y a su derecha, como debía. Su mano achunchada cruzaba su pecho y protegía a la muñeca sentada en su hombro que sonreía tan copiosamente como él tuerto mayordomo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
El Alquimista.
Encapuchado.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 29/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Lun Nov 02, 2009 4:40 am

La oscuridad de la noche protegía a los que allí residían así como también ocultaban los que observaba a los recién llegados. Solo sombras entre las sombras eran las presencias que desde lo lejos se movían y alejaban volviendo a lo suyo mientras uno se acercaba más y más.

El viento azotó los árboles del lugar y formó pequeñas olas en el calmo lago, así también sacudió el cabello y los ropajes de los recién llegados. Con este vino una presencia poderosa, intimidante y sofocante. Una presencia que actuaría más en el vampiro al ser este una criatura más sensible a las magias, aunque el mortal con el pactante demonio también lo sentirían. Esta presencia mágica pertenecía claramente a un hechicero, pero era mayor de la que cualquiera podía haber sentido nunca.

Desde las sombras una figura humana cubierta por una tunica azul avanzó hacia ellos, parecía flotar sobre el piso debido a la agilidad de sus pasos y por el viento la tunica desgarrada acentuaba aquel efecto. La luz de la luna dejó ver la figura, su tunica de color azul zafiro se veía añeja y gastada pero las partes que no estaban tan maltrechas dejaban en evidencia que en su momento fue de terciopelo y los hilos de oro que se desprendían de los ribetes brillaban por los escasos rayos lunares. Largos cabellos negros y lacios escapaban del agujero de su capucha donde solo se veía su cínica sonrisa.

- ¿Qué es lo que buscas y por que nos molestas en nuestro territorio? - su voz era joven, en un tono de barítono un tanto profundo que remarcaba una cierta autoridad en su hablar.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Lun Nov 02, 2009 5:01 am



- ¿Qué hago en vuestro territorio? Algo más decente de lo que ustedes hacen en el mío. Un hechicero contactó conmigo otorgándome cierta... Información. Me resulta bastante extraño que, irónicamente, desapareciese al día siguiente, de un momento a otro. - Habló con severidad al momento de dialogar con aquel extraño ser, y luego procedió a su frase una carcajada. - Un noble, mejor que nadie, sabe cómo son los trabajos sucios, y las "desapariciones".

El noble alzó ambos brazos y los cruzó a la altura de su pecho. Seguramente sería una irresponsabilidad alejar de tal forma sus manos de las armas que había traído consigo, sin embargo tenía a su mayordomo junto a él. No pretendía que el individuo se lanzase por propia voluntad en medio de un ataque, más sí pretendía ser él quien, tomándolo de ser necesario, lo utilizase de escudo. Ya estaba viejo, solo le adelantaría la hora de muerte que muy lejos no debía de estar.

No obstante tonto no era. Estaba consciente de que, encontrándose frente a frente con su enemigo, la información que recibiría sería sumamente escasa. Tenía que conseguir un contacto visual con su interlocutor y no lo iba a conseguir así como ahora se encontraban. Esa capucha y la noche misma eran muy contraproducentes. Empezó a caminar, más no hacia el encapuchado, sino en torno a él, pretendía conseguir a futuro un ángulo con el cual pudiese conseguir el favor de la luz de luna para observar los ojos del misterioso hombre, agradeciendo en silencio que jamás había revelado sus habilidades para con nadie, ni su mayordomo mismo.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Lun Nov 02, 2009 5:11 am

Aquella presencia le produjo un escalofrío, pero se mantuvo al lado de su amo, tal leal como siempre pese a los usos que su señor pretendía darle. Su sonrisa se había borrado y su diestra descansaba sobre el bastón por cualquier cosa, sabía que poco podía hacer, su mala visión así como su terrible pulso no eran buenas armas a la hora de enfrentarse. Pero debía proteger a su señor... aunque este le superara con creces en fuerza y por comodidas prefiriese esconderse detrás del indefenso peliblanco que con orgullo daría la vida por él.

- Que trapo viejo tiene como ropa, pesimo gus... - la voz cascosa de la muñeca fue interrumpida por la mano del mayordomo que la aplastó contra su hombro, él seguía serio pese a que la muñeca mantenía su imperturbable sonrisa cínica.

Observó a su señor y solo avanzó un par de pasos quedandose atrás, no sabía si el deseaba que lo siguiese o que se quedase por lo que estaba atento a ordenes.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
El Alquimista.
Encapuchado.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 29/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Lun Nov 02, 2009 5:21 am

Mientras el vampiro le rodeaba él no se movió de su lugar, solo seguía destilando aquel poder que espantaba incluso a los suyos, parecía desnudar su esencia delante de él, como un animal que muestra sus dientes y garras sin atacar, solo advirtiendo a lo que se enfrentaría si se ponía hostil. Claro estaba que esa era solo una habilidad y que su poder apenas era la mitad de lo que mostraba pero el vampiro y el humano no tenían manera de saber aquello.

Desde el nuevo ángulo la luz pareció favorecer al conde, pudo observar entre las sombras de la capucha y ver parte del rostro ajeno, su nariz apenas era recta para ser más respingada en su punta, su mandíbula era fuerte pero sus ojos estaban cubiertos por mechones de cabellos oscuros, solo el derecho se veía y estaba cerrado, solo un parpado surcado por espesas pestañas negras. Parecía una persona extremadamente joven, que no superaba los 20 años de edad, sobretodo por su piel tersa y carente de arrugas. Aunque la apariencia engañaba, como bien sabían ambos intrusos en el lago. Sonreía de manera tranquila y apacible tomándose su tiempo para responder.

Ladeó su rostro hacia él y nuevamente las sombras cubrieron su rostro, un leve brillo dejó entender que abrió sus ojos para observarlo - Mm… Es lo que sucede cuando alguien mete sus narices en donde no les llaman, como usted está haciendo en este momento. Si viene a pedir que se le retribuya la perdida de su hechicero… podemos pagarle su cabeza, si no, le agradecería que se retiraran. –
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Lun Nov 02, 2009 7:26 am


- Mi demanda hacia vuestra secta, amigo mío, es sencilla. Usted exige que abandone su territorio. Yo de igual forma deseo que ustedes no vuelvan a poner pie en la mía. - Sentenció el vampiro mientras maldecía para sus adentros. Definitivamente haber elegido esa visita en horas nocturnas no proporcionaba únicamente beneficios, sino también desventajas. La poca luminiscencia no le dejaba ver con propiedad el rostro de su contrario, apenas vislumbrando leves rasgos. Y la mayor frustración: no había obtenido un contacto visual. Más de todos modos no se mostró vencido, sino que mantuvo su actitud orgullosa. - Aunque, claro está, podríamos llegar a un acuerdo. Si es inteligente sabrá que un conde, como enemigo, podría ser muy problemático.

Se tomó el lujo de lanzar una carcajada para mostrarse despreocupado ante el hechicero e incluso ponerse a la par de él. No obstante, no significaba que no pudiese sentir aquella abrumante presencia que surgía de esa criatura. Resultaba escalofriante el pensar cruzar espadas contra un individuo así, pero si tenía el tupé de adoptar una actitud desafiante o altiva era porque no estaba dentro de sus planes el llevar a cabo un combate. Además, el mostrar algún flaqueo solo le brindaría su contrario un punto débil en donde ejercer presión para aprovecharse de la situación.

Con su mano izquierda realizó un ademán hacia Break para indicarle que se mantuviese cerca de él, y luego con se acomodó uno de sus mechones color carbón detrás de la oreja, regresando la mirada hacia el hechicero.


- No me malinterprete, no le amenazo. Sin embargo prohibirle entrar en mi condado representa una limitante para vuestra secta. Podrían intentar entrar a la fuerza, de todos modos, pero arriesgándose a ser cazados. Serán fuertes, pero teniendo algunos mercenarios custodiando podría obtener algo por desgaste. En cambio... Podríamos actuar como individuos civilizados y negociar. Ustedes solo pueden obrar en las sombras, y teniendo un noble como vuestro socio, tendrán una mano que se maneje a plena luz de la aristocracia y obtenga la información de primera mano, además, claro, de otros beneficios.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Lun Nov 02, 2009 7:31 am

El peliblanco se apresuró a colocarse junto a su amo, sosteniendo aún su bastó con la diestra esperando cualquier indicio de cualquier cosa.

No le agradaba la situación, la confianza de su amo podía ser mal interpretada a un desafío y lo menos que deseaba era averiguar que clases de poderes tenía ese hechicero, más estando en su territorio, más estando rodeados por sus compañeros de secta, pues era obvio que no se encontraba solo. Esa clase de personas nunca andaban solas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
El Alquimista.
Encapuchado.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 29/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Lun Nov 02, 2009 7:43 am

Los labios de este ser se abrieron dibujando una amplia sonrisa que somaban unos dientes levemente amarillentos sin llegar a ser desagradables. La riesa del conde le agradaba, le gustaban sus agallas más al estar en presencia de aquella manifestación, de igual manera no la aplacó y de haber podido extenderla más lo hubiese hecho, solo para mofarse de él. Pero al parecer ese no sería el tema, y su sirviente, al pareer contagiado por la valentía de su amo parecía no demostrar temor tampoco.

Ahora fue el turno de aquel hombre en reir, una risa atrevida y descarada que levó hacia atrás su rostro alzando su mano para sostener su capucha y jalarla hacia adelante, cubriendo hasta la mitad de su rostro con la desgastada tela - ¿Y que le hace pensar que no contamos con el poder de un noble? Ya un condado nos pertenece e intercambiamos protección por veneficios. Pero descuide, no rechazaré su oferta... - se acercó al vampiro, nuevamente aquellos pasos silenciosos que le hacían parecer que se deslizaba o flotaba en vez de caminar. Llegando hacia él le extendió la mano, esta, desnuda, se veía joven, carente de arrugas o maltratos por trabajo, solo estaba un poco sucia por tierra del ambiente y sus uñas... negras y opacas eran largas pero lejos de estar finamente pulidas como estarían las de una mujer de la aristocracia, estas estaban quebradas y astilladas, todas de diferentes tamaños. Adelantó su mano ofreciendosela al vampiro - Me llaman El Alquimista. Conde Alexander Von Hölle, es un gusto contar con su pedante presencia. -

Una extraña tensión se podía presentir en el aire, espectación y la sensación de ser observados, y así era. Entre los árboles y arbustos se veían sombras, no demasiadas, quizás cuatro o cinco, encapuchados con tunicas de diferentes colores opacos, ninguna un color tan vivo como el azul desgastado de la tunica de aquel individuo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Lun Nov 02, 2009 9:29 pm


Mientras el individuo se acercaba a ambos, el conde, que permanecía con su sonrisa cargada de confianza y orgullo, veía a ambos lados con disimulo. Sentía vagamente otras presencias, y aún cuando no lograba reconocer la cantidad específica de sombras que habían hecho su acto de aparición allí, bastaba con una ojeada superficial para notar que no estaban solos. Como pensó desde un inicio, de haber acudido a una maniobra hostil e incluso ofensiva su muerte hubiese ocurrido con suma rapidez, seguramente incluso antes de que hubiese desenfundado.

Cuando las palabras del alquimista volvieron a resonar, le observó y procedió a bajar la mirada hasta la mano que le era extendida. Pertenecía a alguien joven, o en su defecto a alguien que fuese como su acompañante: una juventud falsa. Sin embargo recordó los rumores: "se decía que habían obtenido el secreto de la inmortalidad". Siempre los campesinos y viajeros solían exagerar las historias pues no daban crédito a lo que veían sus ojos, por lo que atribuían a aquellas cosas motivos absurdos e inverosímiles. Rió para sus adentros ante esa idea: hasta hacía unos siglos la sola presencia del conde era inverosímil, ¿Quién creería en una criatura nocturna como lo era la de su casta? Pero dejó de lado aquellas ideas que no pertenecian a esa circunstancia.


- Y es un placer para mi negociar con vuestra rastrera merced.

Ensanchándose con sonrisa, brindándole unas evidentes ínfulas de superioridad, el matusaleno levantó la mirada hasta el rostro oculto de su interlocutor. La inamovilidad del resto de su cuerpo expresó por si solo que no pretendía estrechar aquella mano cubierta de mugre y que se mostraba tan maltratada. Además, no tenía motivos para confiar tan rápido en él.

- Así que "lo llaman". Considerando que usted sabe tanto mi título como mi nombre, veo cierta desventaja en que usted me brinde tan solo un pseudónimo. Creo que hemos de dejar la camaradería y los estrechones de mano para cuando nos demostremos mutuamente el ser de confianza, y por supuesto, para cuando nos valgamos de nombres concretos. - Durante una breve pausa se encargó de retroceder un paso. Se podía notar que el miedo no era el motivo. Sencillamente decidió ubicarse a la par de su vasallo. Había hecho un trato con la secta, más en ningún momento eso incluía en el pacto a su acompañante, y él, tan tramposo como era, sabía lo que una cláusula sin especificar podía significar. - Pero vayamos al grano, ¿Qué servicios les gustaría recibir de mi parte, y a cambio qué beneficios podrían ustedes brindarme?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Lun Nov 02, 2009 10:20 pm

Ahora a la par de su amo seguía quieto, aunque notoriamente nervioso. La sobreconfianza del pelinegro le traía mala espina, aunque afortunadamente aquel ser se mantenía calmo.

[Paso turno por no tener nada que hacer .-.]
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
El Alquimista.
Encapuchado.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 29/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Lun Nov 02, 2009 10:54 pm

Al ser rechazada su mano la bajó y su rostro se ladeó. Parecía no verle pues la capucha caía hacia delante sobre su rostro a la altura de sus ojos. Volvió a reír y le dio la espalda alejándose, sus manos se entrelazaron a su espalda a la altura de su cadera - Es una pena, Conde. Entonces no podremos hacer trato. Verá, mi verdadero nombre… lamento decirle que ni yo lo recuerdo. Pasaron muchas décadas ¿Sabe? – se detuvo en el borde del lago donde el barro se hacía presente, sus hombros se alzaron en un gesto de desinterés - Puesto que se niega a darme la mano también se niega a cerrar el pacto… Es una pena, pensé que le interesaría como inmortal contar con el apoyo de nosotros. –

Se giró y alzó su rostro para que la luna iluminara las facciones descubiertas, sus labios sonreían de esa manera cínica, ahora se veía claro que no poseía arrugas, era un rostro joven, masculino y lampiño, sin barba o bigotes, mandíbula fina y unos dientes algo amarillentos. Mechones de largo cabello lacio delineaban y enmarcaban su rostro y unos mas cortos, desparejos, al parecer cortados con alguna daga o espada cubrían sus ojos a parte de la tela de la capucha. - Conde, no buscamos problemas. No nos gusta mancharnos las manos con sangre. Solo buscamos tranquilidad pero al parecer siempre hay alguien que quiere venir a molestar, a meterse en nuestras tierras, acosar a los jóvenes y sacar información. ¿Sabe lo que pasa cuando esa información se filtra? Si… usted lo sabe. Por que usted es parte de eso, escucho información y vino a nosotros. ¿Ahora entiende por que hicimos desaparecer a ese hechicero? –
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Mar Nov 03, 2009 3:19 am


- Antes de considerar, colega, si yo como inmortal deseo vuestra ayuda o no, primero deberán de expresarme qué clase de ayuda pueden brindarme. Ya tengo dinero y reconocimiento. Si deseo algún bien material puedo comprarlo. Mujeres poco o nada me importan, a diferencia de las demás especies sub desarrolladas no necesito fornicar como un animal para "preservar a la especie". Salvo que pudiesen ascenderme a la corona, ¿Qué otro servicio podría ser de mi interés?

Su sonrisa se había difuminado y su tono de voz había adquirido un matiz más serio y tajante. Había pasado ya la etapa de la jovialidad y las presentaciones. La igualdad con la cual un sujeto como el alquimista estaba actuando ante el vampiro creaba en él cierto enfado. Sus tierras o no, y aún siendo inmortales por algún brebaje o hechizo, horadaba su temperamento el hecho de que aquel individuo no supiese debajo de quién estaba. Frunció el entrecejo y esperó a una respuesta por parte de su interlocutor.

Más antes de que su contrario llegase a articular palabra alguna con respecto a la interrogante que planteó el matusaleno, éste aclaró la voz y decidió añadir a su diálogo...


- Me pide que le tenga tal confianza como para estrechar su mano, ¿No es así? Está bien. Si tras explicarme sobre vuestros servicios me llama la atención su oferta, tomaré su mano y cerraré el trato, pero a cambio deberá mostrarme sus ojos que tan fervientemente ha parecido ocultar. "Los ojos son el espejo del alma" dicen los humanos, y si he de negociar con alguien quiero apreciar en su mirada al momento de consumar el pacto, para asegurarme de que no haya en ella ni una pizca de falsedad.


Última edición por Alexander von Holle el Mar Nov 03, 2009 3:49 am, editado 1 vez (Razón : Corrección ortográfica)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Mar Nov 03, 2009 3:44 am

Intercalaba su mirada entre uno y una leve sonrisa afiló sus labios pareciendo la némesis de su amo que había optado una actitud seria Solo su mano diestra descubierta al estar descansando sobre su bastón alzó la izquierda cubierta por las largas mangas de su traje cubriendo aquella sonrisa - Señor. Creo que no es buen momento para ponerse en esa posición~ - Habló alto, lejos de mantener un perfil bajo llevó su zurda a su bolsillo sacando un dulce el cual comenzó a pelar con habilidad utilizando solo su mano izquierda - No parece correr con demasiada ventaja. -

Llevó el dolce a sus labios y lo atrajo a su boca envolviendolo con su lengua y paseandolo por el interior antes de tragarlo sin siquiera saborearlo. Dirigiendo una mirada a su amo sonriendo de aquella manera desesperante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
El Alquimista.
Encapuchado.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 29/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Mar Nov 03, 2009 4:26 am

Su sonrisa se amplió más y se acercó al vampiro a cortos pasos intercalando su mirada entre este y el sirviente - Escuche a quien le sirve, Conde. Está en un territorio donde fácil habrá 9 de nosotros cerca. Moriría antes de darse cuenta de que ocurrió. – volvió a encogerse de hombros y paseó por alrededor del vampiro con aquellos tenebrosos pasos, se interpuso entre este y su sirviente hasta terminar de dar la vuelta, estaba sumamente cerca de él, tanto que este podía sentir el aroma del humano, aroma a humedad, tierra, sudor de caballo y… pan recién horneado. Volvió a pararse frente a él - ¿Qué quiero de usted? Nada en concreto, como le dije, poseemos un contacto… no, más que eso… un conde a nuestro servicio, una familia que por generaciones sirvió a los nuestros. A cambio el obtiene protección. Y créame Conde Von Holle, ni una docena de mercenarios les brindarán mejor o mayor fuerza que solo uno de nosotros. ¡Ahh~! – alzó su mano y la acercó para rozar con sus negras y sucias uñas el rostro del vampiro. – Pero si lo olvidaba. Hay algo que usted valorará más… Conocimiento. Nosotros, los inmortales, ya dejamos de lado los bienes materiales y nos volvemos recolectores de conocimiento. –
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Mar Nov 03, 2009 4:42 am



- Así es, colega, estoy en territorio enemigo. Sin embargo está usted ante un conde, amigo mío. Mi desaparición no pasará tan desapercibida como lo haría la de un viejo hechicero que está ya en sus últimas horas, y sabe cómo es la nobleza, deseosa de cuidarse el pellejo. Tendrá usted a un conde a su favor, pero habrán dos más que a la larga exigirán garantía de que ellos no pasaran por lo mismo. Además no me crea usted tan estúpido como para venir a tierra de nadie sin haberme asegurado de dejar "en casa" una garantía de mi regreso.

Permanció inerte conforme el encapuchado paseaba en torno a él. El único movimiento que realizaba su cuerpo era el hecho por sus ojos al seguir el trayecto del interlocutor durante su andar. Su semblante permanecía severo, expresando en él toda la autoridad que exigía por su título y su trayectoria. Sus manos permanecieron a los costados, pero no parecieron interesadas en aproximarse hacia la funda del sable, o la pistola.

En el instante en que la mugrienta mano del individuo osó a entrar en contacto con la piel del sangre azul, éste se mofó del contrario mediante una carcajada, antes de girar de tal forma que pudiese quedar frente a frente con respecto a él.


- Pues, amigo mío, habrá usted recolectado demasiada información, pero resulta evidente que dentro de toda la que usted posee no existe la concerniente a la higiene, ni mucho menos al perfume. Creo que mi primera colaboración como vuestro socio, de pactarse eso entre nos, será brindarle la información más importante que conocerá jamás: lo que es bañarse. - Lejos de intimidarle las palabras del individuo, o de encontrarse rodeado, la osadía que el encapuchado demostró y el intento por vanagloriarse de sus capacidades empujó al vampiro a demostrar su valía y no expresar inferioridad ante el ajeno. Era un aristócrata, al fin y al cabo, un virtuoso destinado a mandar. - Perfecto. En ese caso ustedes desean beneficios por parte de mi persona y mi condado, y a cambio me ofrecen conocimiento. El conocimiento es poder, así que puedo considerarlo un precio decente para pagar mi cooperación.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Mar Nov 03, 2009 5:00 am

Abriendo la tama de su bandolera con su izquierda mete la mano enla misma mientras el alquimista hablaba, un caramelo de brillante envoltorio celeste cayó al piso. Cuando el encapuchado silenció la estridente y cascosa voz de la muñeca se alzó - ¡Son los guardianes del velo! ¡Ese mugriento es uno de los guardianes el velo -. El mayordomo sonrió mientras se inclinaba a tomar el caramelo - Yara Emili~ Esa no es forma de referirse al próximo titiritero de nuestro señor. -

Abriendo el caramelo lo llevó a su boca dejando caer el envoltorio en el piso, donde descansaba el primero en un tono anaranjado brillante.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
El Alquimista.
Encapuchado.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 29/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Mar Nov 03, 2009 5:26 am

- Oh~ Descuide… no sería el primer noble en desaparecer tenemos nuestros propios métodos. – La cascosa vez de la muñeca llamó su atención ya notando de donde era esa presencia demoníaca leve que sentía. Solo sonrió a medio labio mientras el conde hablaba y se mofaba, su sonrisa pareció contagiosa pues el encapuchado de azul también rió - Me recuerdas a uno de los nuestros con tus normas de etiqueta y anteponiendo la imagen a la practicidad. Aunque también me gustaría verlo viajar tres días a caballo sin posada donde quedarse y veremos que tan bien queda, su interrupción no me ha dejado ni pasar por mi hogar. - Un pesado suspiro movió algunos de sus cabellos que contrario a el resto de su cuerpo parecían limpios y sedosos.

Volvió a extender su mano hacia él intentando nuevamente hacer un pacto, esta vez más especifico. - Bien, contará con conocimiento. A cambio pedimos coperación y tranquilidad por parte suyo y quienes estén bajo su ala, es decir, su condado y quienes habitan en él. -
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Mar Nov 03, 2009 9:09 pm


- "Sin dejarlo pasar por su hogar". Pensé que éste era su hogar. Supongo que en el fondo sí viven como gente. - Comentó con sarcasmo en base a las palabras de su acompañante, para luego caminar lentamente hacia su mayordomo.

Le tomó solo unos segundos alcanzar a Break, detrás de quién se posó, y finalmente atrás suyo colocó una mano encima del hombro que no tenía a la muñeca, dándole una amistosa palmada. Observó por encima de aquel sitio al misterioso encapuchado. -
"Guardianes del velo", ¿Eh? Pues ya que hemos hecho un trato y se me ofrece como paga el conocimiento, me gustaría ese en particular como un adelanto. No les preguntaré si mi colega aquí presente tiene razón o no. Podra parecer alguien atolondrado, y que los dulces redujeron su mente a la de niño, pero he aprendido a confiar en lo que este demente y su sucia muñeca de trapo dicen. Entonces, ¿Qué es eso de "guardianes del velo"? ¿Es ese el nombre de vuestra secta? - Apretó con levedad el hombro que sostenía, como un silencioso agradecimiento, o felicitación, para quien había hablado. Ya le castigaría por lo que había dicho en referencia al titiritero, pero eso sería más adelante.

El curso que había tomado la conversación le demostraba que no había realizado, hasta el momento, algún paso en falso. Por lo visto la arrogancia del noble no creaba un inesperado enfurecimiento en el alquimista, aunque seguramente sí lo hacía en las otras criaturas que se ocultaban cuán ratas y chismeaban como el más rastrero de los mendigos. Y tan absorto se había encontrado en charlar con el otro sujeto, y de no dejarse pisotear, que la presencia que éste emanaba se había vuelto algo casi familiar. Estaba tan latente en el aire, que terminó por sentirlo como algo tan natural como el aire que respiraba. Claro, en las pocas ocasiones que respiraba, pues no lo necesitaba y cuando lo hacía era por alguna maña inconsciente de la cual no había terminado de desprenderse.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Mar Nov 03, 2009 9:21 pm

Al su señor rodearle y tomarle por el hombro el mayordomo tensó su cuerpo, conocía a su amo y lo primero que vino a su mente fue "Me utilizará de escudo" sin embargo la palmada le relajó y su mano volvió a revolver dentro de la bandolera buscando más dulces. Escuchando las palabras de ambos su unico ojo se fijaba en los alrededores, en las sombras. Estaba desconfiado con su señor a su espalda no podía evitar sentirse como un escudo humano.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
El Alquimista.
Encapuchado.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 29/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Mar Nov 03, 2009 10:03 pm

Disfrutaba de aquella compañía arrogante y pedante, le agradaba aquel ser. Se cruzó de brazos asintiendo a lo que él decía. Con en trato cerrado oficialmente las sombras de los alrededores se dejaron ver, solo adelantándose de sus escondites, 8 sin contar al de túnica azul. Manteniéndose al margen solo observaban pero todos mantenían sus rostros y cuerpos cubiertos por las túnicas, todas de diferentes colores opacos, ninguna se repetía. Si no era por decoración seguramente sería por orden jerárquico.

- Se nos conoce como muchos nombres y uno de ellos es “Guardianes del velo”. ¿Sabe lo que es el “velo”, aliado Von Holle? - giró su rostro señalando con este a la laguna, a la isla en el centro de esta - Una parte del “velo” está allí, el “velo” es un sello que se compone de 5 pilares. - Hizo una pausa y alzó su mano pasándola por su cabeza tirando hacia atrás la capucha, no quitándosela, pero si descubriendo lo suficiente para que entre las sombras y los cabellos sobre su rostro se vieran sus ojos, unos orbes verdes que miraron al sirviente y enseguida al Conde - Llevamos generaciones cuidando este velo… pero con el tiempo algunas partes se nos han perdido pues se nos ha sacado de las manos al perder tierras en manos de nobles y otros hechizeros. -
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cazando mitos   

Volver arriba Ir abajo
 
Cazando mitos
Volver arriba 
Página 1 de 2.Ir a la página : 1, 2  Siguiente
 Temas similares
-
» Los mitos del "temible" martes 13
» [Prólogo] Las cartas de navegación
» Piratas y Corsarios
» Imperio Toa [Terror]
» PESADILLAS EN JUMP CITY

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
+ Harmony of Times. + :: Escenarios : Sagas. :: Laguna de los No-Muertos.-
Cambiar a: