Foro de rol centrado en una academia artística, la cual descubre que tocar un instrumento puede hacer más que sólo producir sonido ..¿Te atreves?
 
ÍndicePortalCalendarioFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Cazando mitos

Ir abajo 
Ir a la página : Precedente  1, 2
AutorMensaje
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Mar Nov 03, 2009 10:19 pm


Conforme salían las sombras de sus escondites, el noble observó de reojo a cada una de estas. Creó en él cierta sorpresa de que hubiesen más de las que siquiera el vampiro pudo sospechar. Lejos de acusar a sus sentidos por haberle fallado, atribuyó aquel error a que, seguramente, al tratarse de individuos que permanecían ocultos, y como decían los rumores, "siendo sombras de las sombras", estarían especializados en mimetizar su presencia con la del ambiente. Sospechó que aún cuando le hubiesen dado un voto de confianza al salir de los rincones donde se ocultaban, era probable que hubiesen más, dispuestos en caso de emergencia.

La mano que se encontraba sobre el hombro del mayordomo abandonó aquel lugar, y en cambio se introdujo dentro de la chaqueta masculina, hurgando en uno de sus bolsillos internos hasta sacar una golosina envuelto en un papel transparente. Parecía ser una esfera de chocolate, en cuyo interior había un relleno líquido de caramelo y una pizca de licor. Blandió el dulce ante los ojos de su acompañante y lo arrojó hacia atrás para que lo fuera a buscar, semejante a como si de un can se tratase, mientras volvía a la conversación.


- No. No sabía acerca del "velo". Así que ustedes lejos de ser un parásito para la sociedad, viviendo en las sombras, asesinando y haciendo desaparecer a quienes puedan saber de ustedes sin estar a su favor, son sencillamente personas preparadas para proteger un sello. Sin embargo, ¿Qué es lo que está sellado? Dicho como usted lo dice podría pensarse que ustedes son buenos chicos, cuidando al mundo de algún mal. Eso pensarán otros, yo no. Algún "pero" debe haber en el fondo, ¿Qué ganan protegiendo el sello? ¿"Evitar que el mundo tal cual lo conocemos sea destruído"? - Esta última pregunta la realizó con un tono bufonesco, haciendo burla de algunas historias relatadas por los bardos con respecto a heroes épicos.

Contuvo con éxito la sonrisa que deseaba salir cuando su interlocutor dejó a la vista sus ojos. El vampiro avanzó tan solo unos pasos durante la charla, mientras fijaba su mirada en aquellos misteriosos luceros de color jade, con la intención de escrutar en lo que eran las ideas inmediatas que se entretejían en la mente de aquel ser enigmatico y, para el noble, seguramente falso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Miér Nov 04, 2009 3:06 am

Sus dedos seguían revolviendo entre los dulces de su bandolera buscando uno en particular el cual fue puesto frente a su ojo. Este siguió el movimiento del chocolate como hipnotizado hasta que fue retirado de su vista y lanzado lejos - ¡No! - saltó detrás del dulce corriendo hasta el lugar donde aterrizó y allí se hicó para tomarlo con sus manos cubiertas por las largas mangas y pelarlo. Su mirada encantada se centró en la bolita de chocolate antes de hacerla desaparecer en su boca cubriendo la misma con ambas manos mientras masticaba alegremente ignorando cualquier cosa de su alrededor.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
El Alquimista.
Encapuchado.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 29/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Miér Nov 04, 2009 4:50 am

Se encaminó a él deteniendose a unos tres metros de distancia escucnadole hablar, su mirada fija en los orbes ajenos notaba seriedad pese a la sonrisa en su rostro, así tambien no se veían jovenes, su mirada era la de alguien viejo, muy viejo. Entendía que dudase, pues era toda información nueva para él y si tanto le importaba ver su sinceridad, pues allí la tenía... en parte.

- No sé que es lo que se sella, ya se viene cuidando desde hace demasiadas generaciones... Pero... Al parecer las cosas están por cambiar... - Parpadeó un par de veces aún con su sonrisa y sus manos entrelazadas a su espalda con un gesto un tanto infantil. El viento nocturno jugaba con sus largos cabellos lacios y los desgarres de su tunica.

Por su mente un mar de cosas pasaban en aquel momento, cosas que seguro el conde vería:

El velo... los cinco sellos, cinco llaves, solo una en nuestro poder. Decadas... siglos protegiendolo y ahora El Lider parece querer recuperar el resto... ligado a este pensamiento una imagen de un encapuchado de negro se vio en su mente así como el recuerdo de una voz profunda y autoritaria. Un simbolo grabado en una roca:



Skykeeper... poseen una de las llaves y en su castillo está uno de los pilares... debemos encontrar como llegar a él... Ojalá El Líder me informara más sobre el tema... Me siento ciego en esta situación. Solo habla de un gran peligro que llevará a la muerte de todo ser no-humano si no recuperamos los pilares y las...

El vampiro pareció darse contra una pared mental, firme y dura, sin embargo el alquimista seguía ahí como si nada. Por otra parte uno de los que allí se encontraban se había adelantado unos pasos y tenía una mano extendida hacia ellos. El alquimista observó a este y volvió su mirada al vampiro, esta se afiló y con una sacudida de su cabeza su cabello y parte de su capucha volvieron a cubrirle el rostro. - Bien, creo que se llevará más información de la que esperaba... - dandole la espalda se acercó al encapuchado de tunica marrón quien murmuró algo y solo asintió volviendose al conde - ¡Nos será más útil de lo que esperabamos, aliado nuestro! - aquello fue precedido por una risa atrevida y un tanto satirica.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Miér Nov 04, 2009 5:34 am


Permaneció firme y sus brazos se alzaron nuevamente para cruzarse a la altura del pecho. No podía sencillamente estarse quieto en la situación en que se encontraba. No podía considerarse que estuviera nervioso. Su orgullo le prohibía sentir algo así, y más bien era una confianza excesiva en sí mismo y en cómo llevaba las riendas de la situación. Más bien estaba espectante. La información que recibía era difícil de creer, pero dada la circunstancia cualquier cosa, por imposible que pareciera, empezaba a tornarse probable. Sus ojos no perdían de vista los del contrario conforme éste se acercaba, y más bien aquella circunstancia le brindó una mayor facilidad al momento de leer la mente de quien le hablaba. Se formó una sonrisa en sus labios, la cual esperó que se creyese que era producto de lo que le contaban los labios del alquimista.

Cuando empezó a oír en su cabeza la voz del alquimista transmitiéndole inconscientemente sus pensamientos, sintió la necesidad de dejar caer los párpados. Estaba acostumbrado a pensamientos más serenos, o más concretos, pero parecía que aquel individuo contenía, aún en sus pensamientos inmediatos, un torrente de ideas. Procuró memorizar en su cabeza lo que "oía", pero le brindó un lugar especial en aquel archivador etéreo a ciertas cosas específicas: el símbolo, que posteriormente esperaría imprimir en una hoja, "El Lider", lo cual seguro era un psuedónimo tal como "El alquimista", "Skykeeper", una familia adinerada de la cual vagamente había oído hablar. Cinco sellos y cinco llaves, y esa familia contaba con uno de cada uno. Tendría que dedicarles una visita cuando fuese el momento indicado.

Cuando el escudriñamiento que realizaba el vampiro llegó abruptamente a su fin, éste abrió súbitamente los ojos, incluso con un deje de sorpresa, como quien despertaba inesperadamente de un sueño y aún trataba de adaptarse a la realidad. Aún alarmado por el súbito inesperado final de las ideas, captó el movimiento de uno de los encapuchados, observándole de reojo y disponiéndose a llevar una mano hacia su sable, más no hizo falta. No pareció hostil.

Silencioso, apreció cómo su interlocutor iba hacia el que se separó de los demás, y cómo invadido por la risa articuló aquellas inesperadas palabras. Solo concebía una explicación: de alguna manera aquel que se adelantó descubrió que el vampiro estaba hurgando en la mente del vocero de los guardianes, y de una forma que él, hasta el momento, jamás había visto, le había bloqueado y había informado a la víctima de las intenciones. Al ser solo especulaciones, prefirió no compartir su hipótesis con ninguno de los presentes, solo recobró su sonrisa y plasmó un deje de curiosidad a su voz.


- ¿Más útil de lo que esperaban, amigo mío? ¡Pues vaya que me ha tomado por sorpresa! ¿A qué se debe? Espero que no haya sido que su joven amigo se sintió admirado por mi y desea que le tome por pupilo. - Bromeó con sarcasmo para tratar de borrar toda sospecha hacia su persona, aunque de tratarse de alguna clase de hechicero, y realmente haber intervenido en su habilidad, seguro no habría forma de ser declarado inocente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Miér Nov 04, 2009 1:19 pm

Terminado su dulce la risa del encapuchado le llamó la atención girando su rostro, su izquierda bajó al piso donde su cuerpo hizo apoyo mientras su derecha se volvió a posicionar sobre el bastón. Su lengua acarició su labio superior limpiándolo de un rastro del chocolate antes consumido. - No es buena idea intervenir. - dijo la chillona voz de la muñeca provocando una curvatura en los labios del sirviente - Yara~ No pensaba hacerlo Emili, pero hay que hacer letra delante del señor. - cerró su ojo dirigiendo su rostro a la muñeca de manera despreocupada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
El Alquimista.
Encapuchado.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 29/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Miér Nov 04, 2009 3:38 pm

El hechicero de tunica marrón se adelantó otro paso pero fue detenido por el brazo del Alquimista que negó con su cabeza volviendo a mirar al vampiro - Si así lo quiere así será. Por supuesto, el trato es bidireccional. - El segundo restrocedió un paso empujando la mano del Alquimista, claramente no estaba conforme con la situación. A diferencia de el de azul, las manos de este estaban cubiertas por guantes negros y estaban inmaculados, así mismo también se vió el borde de una manga de camisa blanca delineada por la manga de lo que parecía ser una chaqueta roja. Demasiado fugáz para determinar materiales o terminaciones, pero no parecía ropa que utilizaría algquien que vie en un bosque o laguna.

El Alquimista se acercó solo un par de pasos - Si ya sació su curiosidad es libre de irse, aliado. Más si desea pasar la noche en la Laguna, ya cuenta con nuestra protección, podrá dormir tranquilo a la par de las estrellas. -
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Jue Nov 05, 2009 3:29 am


No pasó por alto aquel detalle, esa vestimenta que se ocultaba debajo de la túnica. Si tenían de su lado a un noble de alto rango como lo era seguramente un conde, no sería raro que también tuviesen entre sus filas a gente con dinero, o que ellos mismos hubiesen amasado de alguna forma, por más ruín que fuese el método, dinero para ellos mismos. Sin embargo eso sería algo que se pondría a meditar tiempo después, pues ahora su mente se encargaba de organizar y catalogar la información que había recibido. Él, como no humano, estaba en peligro de extinción si los pensamientos de ese misterioso ser estaban en lo correcto. Algo era seguro, tendría que poner manos a la obra. Parecía que el alquimista no estaba al tanto, hasta hace un momento, de las habilidades del vampiro, por lo tanto era difícil que hubiese mentido con sus pensamientos, aunque también cabía la posibilidad de que el tal Lider le hubiese mentido a él.

Concordó en que seguramente la reunión debía llegar a su fin por un momento, pero antes de contestar caminó hacia su mayordomo, susurrándole unas palabras al oído. Acto seguido, le dio una palmada en el hombro y se volteó una vez más hacia el portavoz de los guardianes del velo.


- Por el momento me siento satisfecho, y aunque agradezco su cordial, y nada elegante, propuesta, he de rechazarla. Comprenderá que disfrutaré más de llegar pronto a mi hogar y disfrutar de aromas más... dulces. Para cerrar, me gustaría solicitar dos favores: primero, que mi mansión quede libre de toda clase de espías que ustedes puedan disponer. Segundo, si tienen a gente en mi condado, alejar de mis tierras cualquier fisgón o visitante indeseado que pueda filtrar información. Contarán con mi ayuda, y moveré los hilos a nuestro favor, tanto suyo como mío, pero requeriré de la privacidad adecuada para trazar mis planes y preparar mis movimientos.

¿De qué forma podré contactar con usted, o alguno de los suyos, en caso de que desee darles información, o pedir su cooperación para algo beneficioso en nuestra empresa? Comprenderá que estando esta laguna tan lejos de mi condado, será incómodo venir cada vez, y una enorme pérdida de tiempo que podría ser usado en algo mejor.


[i]Tras hablar, y con el tiempo que ganó en ese diálogo, esperó que su mayordomo volviese de lo que le había ordenado, y sin molestarse en voltear si así había sido o no, extendió la mano izquierda a un costado, con la palma abierta y hacia arriba, a la espera de que le entregasen algo allí.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Jue Nov 05, 2009 3:57 am

El sirviente escuchó la orden y asintió con su cabeza una única vez, tenía las ordenes claras aunque dudaba en las últimas palabras de su amo, más al meter su mano en la bandolera y sentir que apenas unos pocos dulces quedaban en esta, en todo el viaje desde la mansión no había recargado aquella bolsa de provisiones. Se levantó ayudado por su bastón y trotó alegremente con una sonrisa en su rostro hacia el árbol más cercano desapareciendo entre las sombras, tal como una caricatura que se esconde detrás de un vara que es una decima parte de su tamaño el peliblanco desapareció detrás del árbol como si detrás de este sde encontrase una puerta.

------------------------

En la mansión Lohengrim.

En el baño principal el armario de toallas se abrió y el mayordomo salió pasando frente a un espejo, aplió su sonrisa al verse y tomó de un estante dos pequeñas botellas de escencias preparadas especificamente por perfumeros renombrados, para el conde Von Holle, complian los requisitos: estaban sin usar. Guardandolas en su manga volvió a adentrarse en el armario para salir en la alacena de la amplia cocina de la mansión, allí revolvió apresuradamente tirando cuanta olla, plato, sartén, cubierto, taza encontrase en su camino siendo seguido por el cocinero que vociferaba injurias al inquieto mayordomo - Yara~ yara~ ordenes del señor. - sin ser suficiente excusa el cocinero seguía maldiciendo mientras juntaba las cosas arrojadas. Finalmente dió con una bolsa un tanto pequeña de cuero la cual vació su contenido en el piso, unos ajos y unas nueces silvestres y abriendo la puerta de donde guardaban los trastos se metió en el reducido lugar para cerrar la puerta y salir por debajo de la cama de la habitación principal. Abriendo el cajó de la mesa de noche sacó algunas monedas de oro que guardó junto con los perfumes dentro de la bolsa y volvió a meterse bajo la cama.

------------------------

En la laguna de los No-Muertos.

De detrás del mismo árbol salió el sirviente pero al notar que su amo seguía hablando retrocedió un paso volviendo a las sombras.

------------------------

En la mansión Lohengrim.

Abriendo las puertas del ropero de la habitación del sirviente este salió corriendo hasta su cama donde apartó la almohada tomando una lata finamente decorada. Tomó el objeto y volvió a meterse en el ropero cerrando la puerta tras de si.

------------------------

En la laguna de los No-Muertos.

Volviendo a salir de aquel lugar vio a su amo que justo extendía su mano, apresurado corrió hacia él tropezando al llegar, cayó de bruces en el piso pero alzó su mano y dejó el objeto sobre la mano del vampiro. La lata de caramelos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Jue Nov 05, 2009 4:35 am


[Post hecho antes del alquimista con previo permiso de él.]

Cuando sintió cómo en su mano se depositaba un objeto sólido, el vampiro sonrió con satisfacción y cerró el puño en torno a él. Era frío, y demasiado duro. No parecía en realidad ser una bolsa de cuero. Cuando volteó hacia la lata, aún con la sonrisa en sus labios, apreció la misma. Cada rasgo, cada detalle, era nada más y nada menos que una lata de caramelos. Apareció sobre su párpado derecho un tic nervioso, y su mano empezó a cerrarse con más fuerza, aboyando el metal que tenía entre sus dedos. Bajó la mirada hasta el mayordomo que había caído, y observó que no traía en ninguna de sus manos la bolsa que le pidió.

Arrojó al suelo la lata, justo delante del rostro de Break, y el pie del vampiro bajó, haciendo acopio de su fuerza sobrehumana para pisotear una, y otra, y otra vez aquel objeto, aboyándolo, aplastándolo, atrofiando su continudo y lo poco que escapaba de las aberturas formadas en el metal terminaba siendo hundido y restregado contra el lodoso suelo por culpa de la suela del zapato. Luego encorvándose tomó por las prendas al peliblanco, justamente en el hombro donde no estaba la muñeca, para halarle con fuerza y forzarlo a ponerse en pie. Su mano desocupada tomó el mentón del sujeto, para obligarlo a voltear y acercar los labios a uno de sus oídos. Finalmente le susurró con irritación.


- ¿Donde demonios dejaste la bolsa? ¡Te he dicho que nada de dulces en el camino! Muévete ahora mismo y trae el dinero, el jabón y los perfumes que te pedí! Una desobediencia más y te sacaré el ojo que te queda con mis propias manos, y haré que tu estúpida muñeca malévola se lo coma. Tienes diez segundos para trasladar tu anciano trasero a la mansión, traer lo que te pedí y volver. Si te falta algo, o si no llegas a tiempo, olvídate de la inmortalidad que te puedo ofrecer, y juro que te ataré a una dulcería o una pastelería, bajo la explícita orden de que si te alimentan decapitaré al culpable y convertiré a su familia en prostitutas de camino, así no solo mueres de hambre, sino viendo de cómo otros disfrutan de sus dulces. ¡YA!

Aún moderó su tono de voz, de modo que siempre fuese un murmullo apenas oído por el mayordomo, pero la última palabra la gritó, incluso resonando por el silencio de la laguna. Soltó su hombro y su mentón, y golpeó la nuca del individuo con la palma de una de sus manos. Extrañamente aún cuando resonó la palmada, no lo hizo con todas sus fuerzas. Sabía en el fondo que ese varón contaba ya con una avanzada edad, y por más elitesco que fuera el matusaleno, o desobediente que fuera el humano que tenía junto a él, éste último había hecho méritos para que, si quizá no ganarse propiamente el cariño del conde, sí al menos que él le considerase debajo de su ala para cuidarlo, no obstante no podía hacer partícipe de esos pensamientos al anciano, pues seguramente éste se tomaría el brazo entero en lugar de la mano, y sería aún más desobediente.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Jue Nov 05, 2009 4:55 am

Alzó su mirada cuando entregó la lata dandose cuenta de su error, aún desde el piso vió como esta cedía ante la fuerza de los dedos de su amo y como esta era terriblemente ultrajada, destrozada y mutilada por el pie de este. Apenas un "No...." se arrastró en la garganta del sirviente al ver sus dulces destrozados y asesinados entre el barro. Estiraba su mano para tocarlos cuando fue bruscamente alzado como si fuese una muñeca de trapo con menos vida que la que poseía en su hombro. Su único ojo intentó ver a su señor pero fue desviado su rostro. Mientras este susurraba el peliblanco comenzaba a palidecer y sus facciones se sumían en terror, negó suavemente con la cabeza hasta que el grito ensordeció su oído y fue soltado. Asustado y aterrado por aquellas ideas y terribles castigos no le dejaron reaccionar pero por fortuna el golpe en su nuca que casi le hace perder el equilibrio hacia adelante le dio el impulso que necesitaba para correr como alma que lleva el diablo hacia el árbol. No pasó ni un segundo cuando salió corriendo detrás de aquel mismo lugar hacia su amo, enganchado en su hombro había una prenda de ropa proveniente del ropero que en su apuro se la había llevado por delante y no había detenido su carrera. En sus manos traía la bolsa de cuero la cual extendió hacia su señor respirando agitado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
El Alquimista.
Encapuchado.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 29/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Jue Nov 05, 2009 5:14 am

El discurso del vampiro le mantubo ocupado, distraído, por lo que no notó que el sirviente había desaparecido, incluso iba a responderle cuando el conde lanzó al piso aquella lata. Sin entender que era lo que ocurría solo frunció el seño observando cruzado de brazos la escena. El "YA!" que hizo eco en el lugar sobresaltó a los encapuchados y al mismo alquimista. Esperó con una media sonrisa a lo que parecía un acto de circo para disfrute propio. Finalmente cuando el mayordomo volvió habló como si nada ocurriese - No habrá "espías" pero no puedo prometerle que no habra de los nuestros entre los suyos. Pero descuide, ni sabrán que estan allí y ellos estarán es sus asuntos, no le espiarán ni nada similar. Y... cuando usted nos necesite nosotros le encontraremos. -
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Jue Nov 05, 2009 7:32 pm


- Muy bien, entonces creo que ya no tenemos nada que decir al respecto. - Procuró volver a ofrecerle a su interlocutor una sonrisa jovial en lo que veía a su mayordomo regresar. Casi se descompone su gesto cuando vio a Break arrastrar consigo una de sus prendas, pero pensándolo mejor vio que esa ropa que traía podría servir para darle mayor énfasis a su cinismo. - Y como símbolo de mi buena voluntad hacia usted, además de como paga por su hospitalidad, he aquí un humilde regalo.

No sería tan tonto de entregarle los objetos al alquimista en las manos, al fin y al cabo podría terminar de hacerle enfadar y pagar caro. En cambio, pensó en un nuevo uso que darle su mayordomo: realizó un gesto con la cabeza indicándole que se acercara al encapuchado. Era obvio que quería que fuese el pobre peliblanco quien entregase el cínico regalo al enigmático varón. Se cruzó de brazos y retomó el habla a la espera de que su sirviente le obedeciese.

- Verá en la bolsa un jabón y perfumes. Así para la próxima vez que nos veamos podrá presentarse con mejor olor y una presencia más pulcra. Además, le dejo una de mis chaquetas, para que vea mi buena voluntad, y conseguirá junto a los frascos algo de dinero, así se compra una camisa y un pantalón, o en su defecto una túnica más decente. Espero que la próxima vez que nos veamos me demuestre que no solo sabe hacer uso de la inmortalidad, sino también del baño.

Se dio la media vuelta, bajó la mano izquierda hasta la empuñadura del sable, por mera precaución, mientras la mano derecha se enfundó debajo del bolsillo del pantalón. Empezó a caminar en la misma dirección por donde vino, mientras de sus labios nacía un silbido agudo que realizaba hacia Xerxes, gritándole un sencillo "¡Muévete rápido!" para presionarle a que entregase las cosas y lo alcanzase con la mayor rapidez posible.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Jue Nov 05, 2009 7:44 pm

El peliblanco al ver la orden muda de su amo intercaló la mirada entre este y el encapuchado, luego en todos los que allí se encontraban y suspiró bajando su mirada. Su señor, que tan bien cuidaba de él lanzandolo a una piscina de pirañas envuelto en carne cruda... de igual manera su lealtad era más fuerte que su sentido del peligro y obediente se acercó, eso si, con extrema lentitud y precausión, al encapuchado.

El silvido le hizo sobresaltarse para correr hacia este dejando la bolsa de cuero y la chaqueta en las manos del encapuchado y simplemente retroceder cuando este las tomara, su único ojo le miraba con una sonrisa escuchando atento a su alrededor por las dudas de algún ataque o mala reacción de estos.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
El Alquimista.
Encapuchado.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 29/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Jue Nov 05, 2009 8:52 pm

Se mantenía parado en su posición, no se inmutó con ninguna de las palabras ajenas, no se mostró ofendido, molesto, enojado o feliz, solo estaba allí con esa sonrisa cínica en su rostro esperando que el asustado humano se le acercase. Tomó los objetos y se los lanzó a otro encapuchado que dificultosamente los atrapó un tanto torpe por las telas de la tunica.

- Estimado aliado, entregándome un regalo me siento obligado a responderle el gesto. – extendiendo su mano llamó al mayordomo a su lado mientras su otra mano se metía en un bolsillo de la tunica sacando esta empuñada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Vie Nov 06, 2009 3:19 pm


Se detuvo en el instante en que la voz del alquimista resonó, dejándose oír. Giró su cuerpo hasta quedar de perfil con respecto a él y le observó aún con su sonrisa en labios. No esperaba que le contestase aquel individuo, y mucho menos para "responderle el gesto". Sopesó la posibilidad de haber creado algún enfado en él y de que eso produjera que el presunto regalo no fuese más que una trampa. Se tomó unos segundos para pensr qué sería lo mejor, y a la final acudió a la opción que le era más obvia: aceptaría el regalo pero lo recibiría su mayordomo.

Observando cómo éste corría hacia el para regresar, el vampiro realizó un ademán para indicarle que volviese con el encapuchado.


- Ve, Breaks, a ver qué es lo que nuestro amable amigo desea darnos. Ve rápido y sin demora.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Vie Nov 06, 2009 4:02 pm

Estando a un par de pasos de distancia de su señor la voz de este le hizo detenerse. Comenzó a pensar que el trabajo de maordomo era un trabajo de alto riesgo y que su amo poco hacía para hacerlo mas llevadero... su propio amo era el riesgo de su trabajo pero pese a aquellos pensamientos igual acudió velóz ante el ecapuchado dispuesto a recibir lo que este le fuese a entregar para su señor.

Sin restar que en el camino su mano hurgó en su bolsillo sacando un caramelo el cual llevó a su boca guardando el envoltorio en una de sus mangas que increiblemente cuando bajó los brazos no cayó al piso.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
El Alquimista.
Encapuchado.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 29/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Vie Nov 06, 2009 4:07 pm

Tomó la mano del mayordomo y dejó sobre esta caer tres esmeraldas, finalmente al detalle eran tres insectos, un grillo, una mariposa y un escarabajo. El detalle era tal que por donde se observaba no había error en su tallado, tampoco en su tamaño, literalmente eran insectos de esmeralda pura - Como muestra de nuestro agrado por hacer tratos con usted y como una pequeña muestra de poder... espero que sepa a lo que refiero. - Apartó su mano dejando aquello en las manos del peliblanco y retrocedió un paso - Llevaselo a tu amo. - y con esto el encapuchado se volvió y caminando con aquella peluliaridad que le hacía parecer flotar o deslizarse por sobre una fina capa de aire se alejó junto con los suyos desapareciendo estos entre la vegetación.

Con él se fue aquella presencia preopotente de poder desmesurado dejando el aire liviano y fresco, apenas condimentado con una brisa del lago.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Vie Nov 06, 2009 9:31 pm


No podía negarlo, era imposible hacerlo. Parte de su ser disfrutaba enviando al mayordomo a la boca del lobo, ¿Qué le podía hacer? Era una especie de castigo por todas las veces que le era desobediente o hablaba de más. Incluso, de haber sido por él, le hubiese echado más leña al fuego hasta que pudiese ocasionar que el pobre peliblanco se orinase en los pantalones. Pero no, tenía que contenerse, al menos no lo haría en ese momento. Pero algo tenía seguro, si estos encuentros con los encapuchados se iban a convertir en algo frecuente, quizá el hecho de asustar a su mayordomo y enviarlo a cosas tan peligrosas se convertiría en un hobby para él. Sí, sonaba incluso más placentero que la caza.

Pero debía dejar esas cavilaciones de lado por el momento. Observó cómo los misteriosos hombres se marchaban del lugar, y ya parecía haber acabado la reunión, nisiquiera espero a que Break regresase con lo que le habían entregado. Se adelantaría, por lo que se dio la media vuelta y empezó a caminar a un ritmo lento, para incluso darle tiempo al decrépito hombre dulcero a lo alcanzase. Su trayecto le conducía de regreso hacia donde había dejado al esclavo.

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Vie Nov 06, 2009 9:48 pm

Miró los tres bichos en su mano y su mente quedó por unos segundos en blanco hasta que tres palabras iluminó su ojo observando las joyas: caramelo de menta. Los quedó observando por rato largo hasta que se dió cuenta que su amo se estaba alejando, se apresuró a ir a su lado a un trote un tanto torpe y nuevamente alegre, sin la presencia de aquellos hombres encapuchados ya no tenía que temer... o eso pensaba.

Al alcanzar el ritmo de su amo siguió caminando unos pasos detrás de él mirando aquellas piedras y como brillaban, con su otra mano los tocó removiendolos y levantó el escarabajo. Un esgundo después este ya estaba desaparecido y entre los dientes del mayordomo chocaba aquella dura pieza mientras su lengua intentaba saborear algo más que.... nada.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Vie Nov 06, 2009 10:16 pm


Cuando observó de reojo la llegada de su mayordomo, volteó el rostro, apreciando que traía en sus manos dos esmeraldas nada más. Él, por la distancia, no vio que tenían forma de insectos, pero lo que sí pudo ver sin temor a equivocarse es que habían sido depositado solo dos. Faltaba uno, ¿Se habría caído? Pero no hizo falta pensar mucho para responderse: con alzar un poco más la mirada pudo apreciar la boca del mayordomo llena con algo. Deseó reír, pero prefirió contener aquel gesto y adoptar un semblante más serio y solemne. Su voz nació de su boca con más calma, e incluso con un fingido matiz de agradecimiento.

- Gracias por recoger los obsequios del sujeto por mi. Se ve que esa secta consta de asesinos bien entrenados, así que aposté a que fuese lo que fuese que me iba a dar traería alguna clase de veneno o sustancia peligrosa. Algo que cause una muerte paulatina y pueda parecer una enfermedad. Pero no te preocupes, cuando lleguemos al condado buscaré una cura. Afortunadamente el veneno no entró en tu organismo por alguna herida... O por la boca. - Cada palabra salía de forma severa, para hacer parecer que en realidad le daba importancia a la inexistente sustancia que él aseguraba estaba en la esmeralda, y su última expresión la articuló casi con placer, a sabiendas de que su acompañante traía entre sus dientes uno de los objetos. - Si hubiese sido así, seguro contarías solo con... Hm... Unas dos horas de vida.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Sáb Nov 07, 2009 2:31 am

Cuando su amo comenzó a hablar dejó de hacer pasar el objeto de un lado a otro en su boca para escucharle y en el momento que dijo "o boca" se detuvo en seco. - ¿Dos? Yo diría una, un veneno por vía oral es muy mal... ARG! - La muñeca había sido callada de un manotaso y enseguida el mayordomo abrió su boca dejando caer el escarabajo de esta directo a su mano, todo ensalivado. Escupió a un lado y pasó su manga por sus labios un tanto nervioso. Despues pasó su manga contra las esmeraldas intentando secar la ensalivada.

- O una hora y media~ - volvió a decir la cascosa y chillona voz de aquella muñeca, el mayordomo dió la espalda a su señor y revolviendo en su bandolera tomó cuanto dulce encontró pelando uno tras otro y guardandolo en su boca deborandolos como si aquello fuese su medicina, su mirada se centraba en estos mientras frente a sus pies se creaba una pequeña montaña de papeles de brillantes colores.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alexander von Holle
Conde de Lohengrim.
avatar

Cantidad de envíos : 47
Fecha de inscripción : 31/10/2009

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Sáb Nov 07, 2009 3:16 am


Cada tanto seguía volteando hacia donde su mayordomo, apreciando con deleite cómo lo había asustado tal cual lo deseaba. Una buena tortura por llevarse a la boca cosas que le pertenecían a él. Carraspeó la garganta y procuró mantener su tono de voz igual de impertérrito, al momento de hablar.

- De todos modos, no es nada de lo que preocuparse. Al fin y al cabo tú jamás serías tan tonto de llevarte a la boca algo que nos diese el enemigo después de que yo los insultase. Solo dos tipos de criaturas harían algo así: los idiotas y las mujeres. - Decía mientras levantaba su mano, realizando un ademán que permitiría al esclavo saber que su señor estaba aproximándose.

El pobre individuo se levantó de donde se encontraba descansando y empezó a recoger las pocas cosas que habían sido desmontadas.


- - - Salgo de la escena - - -
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Xerxes Break
Sirviente.
avatar

Cantidad de envíos : 53
Fecha de inscripción : 01/11/2009
Localización : Detrás de tí, yara~

MensajeTema: Re: Cazando mitos   Sáb Nov 07, 2009 4:06 am

Tragó quedamente el dulce que tenía en su boca y se giró a escuchar a su señor. No le diría que efectivamente se había metido una de las esmeraldas en la boca... seguro su inmortalidad se encargaría de no dejarlo morir... esperaba. Y si no... bueno, prefería morir a que su señor se enterase de lo que había hecho, desconociendo que su señor efectivamente ya sabía la verdad. Solo le siguió dejando la montaña de papeles detrás de él.

Obviamente su supervivencia lo tomaría como producto de su inmortalidad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Cazando mitos   

Volver arriba Ir abajo
 
Cazando mitos
Volver arriba 
Página 2 de 2.Ir a la página : Precedente  1, 2
 Temas similares
-
» Los mitos del "temible" martes 13
» [Prólogo] Las cartas de navegación
» Piratas y Corsarios
» Imperio Toa [Terror]
» PESADILLAS EN JUMP CITY

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
+ Harmony of Times. + :: Escenarios : Sagas. :: Laguna de los No-Muertos.-
Cambiar a: